Cuando Eliud Kipchoge pisó la línea de salida del maratón de Berlín, tenía muy claro que su objetivo no era solo ganar la carrera de 42.195 kilómetros, él estaba ahí para romper el récord mundial de maratón de 2 horas, 2 minutos y 57 segundos.

El pasado domingo –con brazos al aire y sonrisa de oreja a oreja– Kipchoge, no sólo cruzó la meta: superó la marca anterior por una diferencia de 78 segundos al establecer un nuevo récord mundial de 2:01:39.

“Fastest Ever”, el más reciente video de la campaña Just Do It, celebra la determinación de Kipchoge de no ser solo el mejor, sino ser el mejor en la historia. Luego de ganar nueve de sus últimos diez maratones y correr el maratón más rápido del mundo, queda claro que el objetivo de Kipchoge siempre estuvo en la mira. Su éxito prueba que sonreír a cada kilómetro y celebrar cada marca personal, puede hacer que los sueños más descabellados, se vuelvan realidad.

Para conocer más sobre los contenidos de la nueva campaña Just Do It, haz clic aquí

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
11
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here