En ciertas ocasiones se practican nuevos entrenamientos o rutinas pero nos damos cuenta que lo único que no cambia es nuestra velocidad, y es quizá porque algunas veces no lo hacemos correctamente. Por ello, si quieres ir mejorando tu velocidad poco a poco estos 6 tips son para ti, todo un runner


Comienza despacio por intervalos:

Para comenzar a calentar camina o trota durante los primeros 5m de tu entrenamiento, ya que, esto ayudará a despertar tus músculos y estirar las piernas para que estén preparadas para iniciar tu entrenamiento por intervalos, con este tipo de rutina tu cuerpo aprende a utilizar el oxígeno de manera más eficiente y, por lo tanto, favorece el incremento de la velocidad al correr.

Carreras lentas:

Hacer este tipo de carreras es la base de la velocidad. A la hora de entrenar es necesario que antes de cualquier otra cosa adquiramos fondo y resistencia para poder estar preparados y listos a largas horas de entrenamientos y competiciones. La resistencia es una de las bases para poder poco a poco adquirir velocidad y comenzar a mejorar nuestras marcas.

Series de 100 y 200 metros:

Si tienes la posibilidad de entrenar en pista o en tramos marcados cada 100 metros, las series de velocidad pura y dura te ayudarán a mejorar tu velocidad mientras corres. Haz 5 series de 100 metros, recuperando dos minutos entre series, intentando rebajar siempre el tiempo de la anterior serie. Luego haz lo mismo sobre 200 metros, no olvides que es siempre es importante calentar antes de comenzar con tus rutinas diarias.

Tramos rectos y curvas

Trota durante cinco minutos para calentar, posteriormente, corre los tramos rectos de la pista y camina por las zonas curvas. Repite el ciclo dos veces.  Si no tienes acceso a una pista, puedes correr en el asfalto, solo tienes que buscar diferentes puntos de referencia para marcar tus intervalos de caminar y correr, correr y descansar. Esto ayuda a que tu cuerpo y mente se acostumbren a coger el ritmo y correr más rápido durante cortos períodos de tiempo.

No temas a  las cuestas

Las cuestas o colinas también nos ayudan a reforzar la  fuerza y resistencia mientras corremos. Es uno de los entrenamientos más completos que existen para empezar a correr, por lo que hay que subir la cuesta a un ritmo rápido y constante, pero tampoco te desgastes y en la parte alta mantén un ritmo. Posteriormente el descenso es suavemente, antes de repetir la rutina.

Acelera

Corre despacio unos 10 minutos para calentar. Después aumenta el ritmo durante unas 10 zancadas y mantén durante 10 o 20 zancadas. Baja el ritmo y camina durante un minuto. Repite dos o tres veces. Un consejo clave es que en cada semana te propongas ir aumentando poco a poco el ritmo.

Inclusive existen más de 6 consejos que puedes tomar en cuenta para seguir aumentando tu velocidad, sin embargo puedes comenzar poniéndolos en práctica para mejorar tus rutinas y/o entrenamientos.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
82
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here