Por años, el aquarunning fue una de las técnicas favoritas de los deportistas de élite para recuperarse de alguna lesión muscular. Sin embargo, esta disciplina tiene múltiples beneficios y se puede realizar como método de entrenamiento.

  1. Ideal para la rehabilitación

El agua es un medio increíblemente adecuado para rehabilitar lesiones, ya que nos da soporte (flotabilidad) a la hora de ejecutar ejercicios que de otra forma no podríamos realizar.

  1. Fortalecimiento muscular

Correr en el agua nos aporta resistencia, fortalece los músculos que realizan dicha acción y de esta forma realizar una rehabilitación adecuada.

Como método para entrenar se debe buscar una alberca donde no se toque fondo con los pies, ya que el cuerpo debe permanecer vertical: torso, pecho y piernas bajo el agua y hombros, cuello y cabeza, fuera. De ser necesario, se debe utilizar algún tipo de flotador como un chaleco.

Correr 15 minutos con el agua a la altura de la cintura a una intensidad del 80 % equivale a hacerlo una hora en la tierra.

  1. Ejercicio sin impacto

La gran ventaja de la carrera subacuática es que trabaja ciertos aspectos propios del running pero sin sufrir el impacto.

  1. Entrenamiento cardiovascular

De esta manera, se ayuda a que el proceso de recuperación muscular -en caso de lesión o desgaste- se produzca sin peligros, además que se trabaja a nivel cardiovascular.

  1. Mayor desarrollo muscular.

La característica fundamental del entrenamiento en el agua, y que lo hace tan especial, es que podemos trabajar al mismo tiempo en un ejercicio el músculo agonista y el antagonista. Ejemplo: bíceps-tríceps, cuádriceps-isquiotibiales y abdominales-espinales.

Así se fortalece de manera equilibrada ambos músculos y se evita la sobrecarga y estrés de un músculo que puede derivar en un riesgo de lesión.

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
2
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here