Las bebidas isotónicas son muy usadas en el periodo intra esfuerzo de competencia o en los entrenamientos porque son efectivas en reponer los líquidos y electrolitos. Los carbohidratos que contienen se utilizan para garantizar la energía para la contracción muscular, mantener la concentración adecuada de glucosa en sangre y retrasar la depleción o agotamiento del glucógeno muscular (carbohidratos almacenados en el músculo). La mayoría de estos carbohidratos se absorben de forma rápida y estarán disponibles para usarlos como combustible.

Las bebidas isotónicas no se pueden, ni se deben, confundir con las energéticas, energizantes o estimulantes. No son lo mismo y, de hecho, no se aconseja el consumo en determinadas ocasiones porque la alta concentración de azúcar y cafeína puede suponer un problema.

Una bebida isotónica debe contener azúcares de absorción rápida y electrolitos; y no solo debe contener estos nutrientes, sino que han de estar en unas cantidades concretas:

  • Carbohidratos: debe contener entre un 4 y un 8%, es decir que por cada 100ml debes encontrar entre 4 y 8g de carbohidratos, la mayoría simples como la glucosa, fructosa, maltodextrinas…
  • Sodio: por cada litro de bebida debe haber entre 460 y 1150mg de sodio
  • Calorías: una bebida isotónica contiene entre 16 y 35Kcal por cada 100ml, aunque lo realmente importante son los azúcares y el sodio.* “Triatletasenred”

Estos tipos de bebidas se deben tomar como norma general una vez haya ocurrido el entrenamiento. Transcurrida 1 hora de actividad física, es cuando hará mayor efecto y será recomendable tomarla. Si tu entrenamiento dura sólo 45 minutos y no ha sido muy intenso, prueba primero a hidratarte con agua, que es el objetivo de estas bebidas como el Gatorade, el Powerade y el Aquarius.

 

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
7
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here