Para que la rutina se vuelva automática, debemos diseñarla con tal precisión consciente y deliberada que esté lista para funcionar con piloto automático. Estas son las instrucciones paso a paso.

Paso 1: aprende el patrón y descifra el código

Todos los hábitos siguen patrones muy predecibles y lógicos. Están compuestos por un “bucle neurológico”, que es un lenguaje científico para un patrón predecible de eventos en el cerebro y el cuerpo que se ejecutan en piloto automático. El ciclo consta de tres elementos importantes: un disparador, un ritual y una recompensa. Si desea romper, modificar o crear hábitos, primero debes averiguar qué elemento está causando la mayor cantidad de problemas (podrían ser los 3).

Paso 2: Haz un ritual a prueba de tentaciones.

El ritual es la secuencia de pasos de comportamiento que necesita para crear un hábito. Necesitas saber exactamente cómo es la mejor manera en que funcionará para ti. Esto requiere algo de auto experimentación. Si es demasiado complicado o requiere mucho pensamiento, no tiene muchas posibilidades. Por ejemplo, si quieres salir a correr tres mañanas una semana antes del trabajo, puede planificar la rutina de la siguiente manera:

  • Preparar la noche anterior lo que utilizaré.
  • Calcula el tiempo que requieres y pon una alarma a una que te de ese tiempo para lograrlo.
  • Levántate al primer sonido de la alarma e inmediatamente cámbiate de ropa.
  • Entro y utilizo el baño según mis necesidades.
  • Me preparo un pan con crema de cacahuate y como medio plátano.
  • ¡Salgo de la casa exactamente a las 6:15 a.m.!

Paso 3: conoce las recompensas que funcionan y no funcionan para ti

Para algunas personas, la recompensa es la fuerza impulsora detrás del hábito. Ya hemos establecido que los poderosos neurotransmisores causan una reacción química para recompensar el ritual y aumentar el placer (dopamina) y / o sentimientos de felicidad y estado de ánimo positivo (serotonina). Sin embargo, también pueden estar involucrados otros neurotransmisores, como las endorfinas (que reducen el estrés y alivian el dolor) u oxitocina (lo que aumenta la sensación de confianza e intimidad). Si la acción que intentas hacer no es tan placentera o placentera, tenemos que encontrar la manera de hacerlo.

Paso 4: conoce tu gatillo

Recuerda, un gatillo es la detonante de inicio del hábito. Será la señal que desencadena la rutina. Los desencadenantes pueden ser objetos físicos (su teléfono celular), circunstancias (una hora del día) o sentimientos (aburrimiento, ansiedad, hambre, etc.). Los gatillos son importantes porque te recuerdan qué y cuándo debes actuar. Por ejemplo, el acto de cepillarse los dientes por la noche generalmente se desencadena al sentirse somnoliento y decidir que es hora de acostarse.

Paso 5: Desarrolla tu plan

Una vez que hayas descubierto tu ritual, experimentado con recompensas y hayas aislado tu activador, debes unir las piezas y escribir el nuevo “bucle” de hábito en un papel.

 

Piensa en esto como un diagrama que describa cada elemento y cómo pretendes crearlo (iniciar un nuevo hábito) o interrumpirlo (romper un mal hábito). ¡Entonces puedes comenzar con algo de auto-experimentación para afinarlo y practicarlo!

Fuente:Aquí

 

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
3
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here