Es muy común tener ciertas lesiones si practicamos este deporte, sin embargo, si sigues las indicaciones adecuadas para atenderlas podrás recuperarte lo mas pronto posible para así poder seguir corriendo.

Agujeta del corredor:

El dolor de las agujetas aparece a las 24h del ejercicio y se mantiene hasta 5-7 días después. Generalmente se acompaña de debilidad muscular, rigidez y dolor con la contracción o con la presión en el músculo afectado; aunque el dolor suele remitir en pocos días, la fuerza no se recupera por completo hasta los 15 días.

Más información.

Síndrome del piramidal:

En corredores es muy frecuente encontrar como causa al: piramidal, un músculo pequeño localizado en la pelvis utilizado sobretodo en el gesto de correr (zancada, impactos, fuertes ritmos) y es el causante de los síntomas del síndrome piramidal o piriforme. Este músculo es un pequeño  músculo ubicado profundamente dentro de la región de la cadera y de la región glútea, que conecta el sacro con el fémur siendo su función la extensión, rotación externa y abducción del fémur cuando la pelvis esta fija.

Más información.

Tendinitis tibial posterior:

Este es un músculo de vital importancia para la carrera ya que es el que va a ayudarnos a impulsarnos junto con el tendón de Aquiles, y de igual manera será un perfecto amortiguador en la fase de recepción del pie contra el suelo, ayudando a absorber el impacto del pie contra el suelo. Esta lesión se origina en la cara posterior y superior de la tibia y en la cara posterior del peroné, y se inserta en el hueso escafoides, en el calcáneo o más conocido como “talón” y en las tres cuñas del pie y en los radios de los dedos: segundo, tercero y cuarto.

Más información.

Esguince de tobillo:

Ésta lesión llega cuando se desgarran los ligamentos que protegen al tobillo que le ayudan a realizar los movimientos. Si se realiza un movimiento fuerte en dirección contraria a la que trabajan los ligamentos provoca este esguince. En el tobillo se pueden romperlos ligamentos tanto de la parte externa como de la parte interna, pero el más frecuente y el que ocurre en casi todos los casos es concretamente en los ligamentos laterales externos, de igual manera existen 3 tipos de grados para esta lesión.

Más información.

 

Fascitis plantar:

Siendo una de las lesiones más incómodas para los runners, es la inflamación de la planta del pie que va desde el talón hasta los dedos. Si eres una persona con un arco del pie más alto, eres más propenso a este tipo de lesión. Sin embargo puede venir de la mano con el aumento de las distancias recorridas, por eso es mejor ir subiendo poco a poco la distancia.

Más información.

Estrés de tibia:

El estrés de tibia es cuando existe dolor en la parte delantera pero dentro de la pierna recorriendo toda la espinilla.

Los dolores están ligados al aumento del esfuerzo de los músculos de las piernas, ya sea por correr más distancias o hacer más fuerza. Las fracturas por estrés son lesiones que suelen aparecer por exceso de uso, cuando se corre, los huesos de las espinillas soportan una presión continua cada vez que cada pie golpea el suelo, esto puede provocar la aparición de zonas debilitadas en el hueso, que luego llevan a las fracturas por estrés.

Más información.

Recuerda que es muy común tener lesiones mientras corremos, por ello es importante recuperarse lo mejor posible aun que esto implique dejar de correr por un tiempo.

 

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
4
[instagram-feed]

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here